martes, 9 de septiembre de 2008

El sueño de la señito

El día que se iba a despedir de la tele, Gisela se levanto a las 12 del mediodía, había soñado que estaba en un tren con las maletas llenos de los recuerdos de sus antiguos amores, luego bajo y trato de no mirar a la derecha, ya que ahí estaba la vecinita fastidiosa, que al frente esteba el objetivo que debía seguir y los aplausos, mientras caminaba recordaba el 1/4 de pollo y la caja de leche que le regalo Augusto Polo Campos cuando era vedette y que le habia dicho a Tula que ese plato ya lo hábia probado y que si ella queria hacer lo mismo, era su problema, en clara alución a su ex Javier Carmona. Llegó un helicoptero y como el piloto no la llamaba, ella subio y se atrevió a conducir la maquina. Todo era felicidad hasta que sono el telefono.
"Siempre soñaba que bajaba del tren y subia al helicoptero" me dijo su hija, recordando hace 10 años del suceso.